martes, 24 de enero de 2012

ELECTRO-CONTAMINACIÓN. NEGATIVAS CONSECUÉNCIAS SOCIO-ECONÓMICAS

Mientras los gobiernos miran hacia otro lado, y hacen oídos sordos ante las advertencias de científicos, expertos, estudios e informes, la Agencia Europea de Medioambiente, o la Asamblea Europea Parlamentaria, entre otros. Las consecuencias del poder de una gran industria se hacen más evidentes.

En la época en que la Sanidad Pública debía hacerse cargo de la salud de los ciudadanos, aún se plantearon algunas políticas para reducir los costes, mediante campañas de sensibilización y/o leyes, tales como la ley del tabaco, la reducción de riesgos laborales,...Pero las últimas actuaciones han ido más por la línea de los recortes.
A todo esto, siguen aumentando las personas afectadas por factores ambientales: contaminación del aire y de las aguas, alimentación con residuos de industrias, pesticidas, transgénicos, materiales de construcción tóxicos, jabones, detergentes,...una larga lista en la que incluimos la Contaminación Electromagnética.
Las personas afectadas por Electrosensibilidad, tienen que acompañar si delicado estado de salud, con la ignorancia y el rechazo, con la incomprensión.
Si la Sanidad Pública cierra quirófanos, no atendiendo a las demandas de los ciudadanos, ¿Qué no hará con unos enfermos que son ignorados sistemáticamente? 



Para minimizar los efectos sobre la salud, los afectados deben cambiarse de casa, apantallar sus viviendas con materiales específicos que bloqueen el paso de la radiación.
A veces el cambio es duro y traumático, la vivienda que tienen que abandonar se ha devaluado por estar en las proximidades de antenas de telefonía móvil. Muchas veces optan por trasladarse a vivir en  caravanas o sótanos.

El Profesor Karl Richter, en el Congreso Internacional de Bioconstrucción, celebrado el pasado mes de Octubre en Würzburg, expuso cómo “las propiedades se devalúan hasta llegar a ser invendibles”.
A una economía como la española, donde la vivienda se devalúa cada mes, a causa de la crisis y por la caída de la burbuja inmobiliaria. Otro factor que contará para valorar el precio de una vivienda será la exposición de la misma a fuentes de contaminación electromagnética como antenas de telefonía móvil, radares militares o de aeropuertos, antenas de telecomunicaciones.
A quién habría que pedir responsabilidades por la devaluación del valor de nuestra vivienda??

No hay comentarios:

Publicar un comentario