miércoles, 25 de mayo de 2011

RADIOACTIVIDAD EN LOS HOGARES

por Alba Cànovas

ORIGEN DE LA RADIACIÓN NATURAL
La vida en la Tierra de desarrolla bajo un radioactividad natural básicamente de dos procedencias:   
RADIACIÓN CÓSMICA, procedente del Sol y de los espacios interestelares. 
RADIACIÓN TERRESTRE, que proviene de los radio-nucleidos (derivados del Uranio, del Potasio, entre otros) procedentes de la Tierra.


RADIACIÓN CÓSMICA
La exposición a radiación cósmica aumenta cuando viajamos en avión, o en zonas de alta montaña.

Este tipo de radiación también nos llega de forma aumentada, según la Tesis doctoral de Natalia Alegría Gutiérrez (UPV/EHU, Universidad del País Vasco), en época de lluvia. Según la autora “se debe al descenso de los hijos de gas radón (gas radioactivo)”.


RADIACIÓN TERRESTRE
La radiación terrestre varía en función del los materiales geológicos de la zona donde habitamos, así, en zonas donde hay rocas que en su composición tienen Uranio, algunos granitos o algunas pizarras, la radioactividad es más alta. 
MAPA DE RADIACIÓN NATURAL EN ESPAÑA
Y dependiendo del material de la zona, el tipo de radiación puede ser, alfa, beta o gamma.

Así pues, todos lo terrenos son radiactivos en mayor o menor grado. Debemos saber que en radioactividad no existe una dosis inocua, cualquier incremento de radioactividad por encima de la radiación natural de fondo del terreno, tiene potenciales efectos genotóxicos, esto es, afecta al ADN, puede ser cancerígeno y daña el patrimonio genético de la vida.

VALORACIÓN DE UN LUGAR
Para estudiar la radioactividad de un lugar o de una vivienda, y su relación con la salud, se debe comparar con el nivel de radiación de fondo natural de la zona, al que los nativos están adaptados durante generaciones. Los recién llegados o de pocas generaciones no tendrán esa adaptación genética.


RADIOACTIVIDAD EN LOS HOGARES
Uno de los problemas más acusados es el gas Radón, un gas radioactivo, procedente del subsuelo. Se acumula en sótanos y zonas bajas y mal ventiladas de las viviendas. Este gas es el causante del cáncer de pulmón, por encima del consumo de tabaco.

Algunos materiales de construcción tan usuales como el granito, los esmaltes o el gres de monococción, son fuertemente radioactivos. Ciertos cementos y yesos artificiales con aditivos y componentes radioactivos como fosfogisginas (derivados del Fósforo), se pueden encontrar en nuestras viviendas.
En construcción se debe evitar el uso de áridos para morteros y hormigón que contengan pizarras de alumbre, escorias de silicato o desechos de minería de Uranio.


MEDIR LA RADIOACTIVIDAD  
Es importante pues, medir y controlar la radioactividad de los materiales de nuestro entorno, ya sea del subsuelo, de los materiales de construcción o del ambiente.

Para ello disponemos de medidores de radiación alfa, beta y gamma, y de gas radón, que miden la emisión de materiales.

Este control sobre el sitio es importante efectuarlo cuando se desea adquirir una vivienda, construir una de nueva o mejorar la salud de los moradores de una vivienda ya existente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario